Los avances en las pruebas genéticas dan esperanza a personas con enfermedades raras